Mariano Azuela (II)

‘Azuela fue un testigo y un moralista.
Quiso decir lo que eran los hombres de su México y cuáles los males a los que estaban expuestos; levantó el inventario de su época y también se proyectó –por los documentos- hacia el pasado para así poder iluminar mejor el presente’.
Emir Rodríguez Monegal.

*** *** ***
En 1952, Azuela, compró una casa en Colonia Santa María de la Rivera.
La calle, donde estaba ubicada la vivienda, hoy lleva el nombre del escritor.

*** *** ***
Cuando Azuela habla en ‘Los de abajo’ del fracaso revolucionario y Guzmán da su posición frente al conflicto en ‘La querella de México’, surge un grupo de intelectuales que se solidarizan con la Revolución pero alarmados por la violencia y el desorden posterior, entre ellos Toussaint, Castro Leal y Cosío Villegas (creador del Fondo de Cultura Económica).
Así surgió ‘Ariel’ de Rodó, que deposita en la cultura el factor de unidad, y José Vasconcelos, figura conductora de la reconstrucción moral.
Vasconcelos regresa al país en 1919. Fue nombrado rector de la Universidad de México.
Luchó con uno de los problemas fundamentales del país, la ignorancia (el otro era la pobreza).
En el discurso inaugural, de 1920, dijo ‘No vengo a buscar refugio para meditar en el ambiente tranquilo de las aulas, sino a invitaros a que salgáis con él a la lucha. Yo no vengo a trabajar por la Universidad sino a pedir a la Universidad que trabaje por el pueblo’.
Como Secretario de Educación creó mil escuelas federales, adaptadas a las comunidades indígenas, promovió la enseñanza de historia y geografía, higiene y medicina y patrocinó las artesanías locales.
Vasconcelos proponía crear el carácter de una cultura autóctona.
El nacionalismo de Vasconcelos era un hispanoamericanismo, diría Octavio Paz, abierto a los clásicos: Platón, Horacio, Shakespeare, Tolstoi, Quetzalcóaltl, La India, España.

*** *** ***
Azuela fue renuente a recibir honores públicos, pero hubo reconocimientos que lo complacieron:
- Fue designado Miembro Fundador del Colegio Nacional.
- La Sociedad Artes y Letras de México le entregó en 1942 el Premio de Literatura.
- Fue nombrado Miembro Fundador del Seminario de Cultura Mexicana.
- En 1949 recibió el Premio Nacional de Lingüística y Literatura.

*** *** ***
‘La revolución beneficia al pobre, al ignorante, al que toda su vida ha sido esclavo, a los infelices que ni siquiera saben que si lo son es porque el rico convierte en oro las lágrimas, el sudor y la sangre de los pobres.’
(del libro ‘Los de abajo’ – Mariano Azuela)

*** *** ***
‘Dentro del campo de la narrativa mexicana resulta tentador comparar a Juan Rulfo con Mariano Azuela porque algunos de los temas más importantes en la obra literaria de estos escritores es idéntica’.
‘La vida en el campo, la vida cotidiana vista y descrita por personajes que pertenecen al campo, primitivo, sencillo, directos, y que hablan tal y como aprendieron en el campo, pero que acosados por situaciones tensas, acaban por revelarnos a través de ese lenguaje sencillo lo que otros personajes más cultos ni siquiera adivinaban. Triunfo de la sencillez, de la existencia al borde la destrucción’.
‘Cuando la moda literaria era el ultraísmo, el creacionismo, el dadaísmo, el futurismo y otros ismos, Azuela acostumbra a sus lectores a aceptar textos sencillos, con pocos adornos, frente al lenguaje literario oficial’.
(Manuel Durán. Poeta y ensayista mexicano, nacido en Barcelona en 1925).

*** *** ***
‘Todos mis asuntos son reales, logrados tras una labor constante de meditación y de apuntes. Usted no sabe como anoto todo, hasta lo más insignificante.
No soy literato, escribo cuando un dolor hace reaccionar mi espíritu’.
(Mariano Azuela).

*** *** ***

SUS OBRAS

Biografía
Pedro Moreno, el insurgente (1933-1934)
Madero (sin fecha)
Novela
María Luisa (1907).
Los fracasados (1908).
Los triunfadores (1909).
Mala yerba (1909).
La rueda del aire (1908).
Andrés Pérez, maderista (1911).
Los de abajo (1915).
Los caciques (1917)
Las moscas (1918)
Las tribulaciones de una familia decente (1918)
La malhora (1923).
El desquite (1925).
La luciérnaga (1932).
Sendas perdidas (1949).
La maldición (1955, póstuma).
Esa sangre (1956, póstuma).
Ensayo
Cien años de novela mexicana (1947)





‘Grandes Escritores Latinoamericanos’-Colegio Nacional UBA-B. Aires
explorandoméxico.com.mx
‘Taller digital’- Universidad de Alicante-España.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Hamlet Lima Quintana

Desembarco de los Treinta y Tres Orientales

'La palabra amenazada' de Ivonne Bordelois