Manifestar

Es dar a conocer por medio de la palabra. Es mostrar, hacer patente.
Tiene unos cuantos sinónimos: afirmar, asegurar, decir, declarar, descubrir, divulgar, evidenciar, exhibir, exponer, expresar, exteriorizar, exhumar, indicar, mostrar, ofrecer, opinar, patentizar, polemizar, revelar.

Ideas afines: anunciar, augurar, confesar, desarropar, desembozar, desembuchar, desenfundar, desenmascarar, destapar, enunciar, pronunciar.

Antónimos: callar, esconder, ocultar. ¡No!
Homógrafas son aquellas palabras que se escriben de igual manera y tiene distintos significado.
Manifestar significa también –lo sabemos- organizar o hacer una manifestación, una demostración colectiva.
Lo cual no estaría mal, una demostración colectiva de pensamientos.

El origen de la palabra se ubica en el año 1220. Anteayer.
Manifiesto viene del latín ‘manufestus’. ‘Manus’ es mano, ‘fetus’ de ‘ferre’ significa mostrar.
Por tanto manifestar se puede traducir como mostrar, enseñar, las manos.
¿Quién puede exhibir libremente las manos a los demás?
El que no tiene nada que ocultar.
Si no tiene nada que esconder puede declararlo todo.
El que expone, ocultando sus pulpejos impuros, podrá ser aplaudido e incluso creído –como vemos a diario- pero ateniéndonos a la etimología, no se manifiesta.
Un manifiesto, sería para el caso, una suerte de carta abierta.

No el manifiesto que establece reglas, imposiciones, obligaciones, castigos.
Un histórico documento es el ‘Manifiesto de los persas’ por el cual un pequeño grupo de diputados pretendían restaurar, en 1814, el absolutismo en España. No gracias.
En cada pueblo ya tenemos demasiados ángeles y demasiados absolutistas.


Manifestarse para comunicar un hecho al ‘otro’ es un acto de fe.
Cuando se pone un hecho o un sujeto en un escenario público, se lo hace con la esperanza de que alguien lo vea, lo ‘lea’; y dejamos de ser individuos (en cuanto apartado del otro) para pasar a ser ‘nosotros’.
La otredad que bien nos hace falta.

En esta página muchas veces los temas podrán ser recurrentes.
Ocurre que la verdad tiene que seguir siendo dicha.

En algunos momentos serán letras de emergencia.
Por la urgencia de dar testimonio de lo visto, oído o leído a la luz de la velocidad con que se multiplican los males hacia el planeta ¿llegará la humanidad a fin de siglo?
Hay veces que no podemos creer lo que hemos escuchado. Nos pesa en la mochila.
Entonces surge la urgencia de decir lo que duele.

Otras veces será un instrumento de cierta diferencia.
Son tiempos en que la palabra se ha tornado vacía, de imposición, de simple entretenimiento.
Hoy estamos llenos de palabras malas y de malas palabras.
Entiendo las primeras cuando se usan para mentir, para presionar, para lavarnos la cabeza.
La vulgaridad de las segundas no necesita explicación.
El lenguaje traduce al que habla. Es una forma de vida. Es parte de la trama.
En algunas culturas, lenguaje y tejido son sinónimos.

Se dice que cuando nace una persona, nace un lenguaje.

Amo las palabras simples. Yupanqui decía ‘simple como el lenguaje de las madres’

‘Se entró de tarde en el río / la sacó muerta el doctor

dicen que murió de frío / yo sé que murió de amor’
(José Martí. cubano. 1853-1895)

El poeta no utiliza ninguna palabra grandilocuente y en sólo cuatro versos cuenta toda una historia.
Digo lenguaje escrito simple, sin la pretensión de quien usa palabras increíblemente grandilocuentes, o en el lenguaje oral demasiado estentóreo.


Leo sobre las madres somalíes que cruzan con sus hijos pequeños el mar desde el cuerno del África para llegar a Yemen. Saben los horrores que la esperan en la travesía. ‘En el mar es posible que te mueras –dice que una de ellas- si te quedas en Somalia seguro que te matan’.
Leo sobre las guerras ‘armadas’ por intereses de las potencias sin importar vidas humanas.
Leo Haití donde casi todo el territorio es zona liberada.
Leo que al quedar sin agua potable el mundo, las corporaciones se desesperan por quedarse con ella para hacer negocio.

La mitad de la población de Argentina es, nuevamente, pobre o indigente.
Con un millón y medio de niños trabajando.
Creciendo la prostitución infantil.
Creciendo el número de bebés que mueren antes del año por inanición.
Vergonzoso.
¿Por esta ‘pandemia’ también nos lavamos las manos?


Otras veces, a nuestro lado, ocurren cosas hermosas.

Los escritos fluctuarán entre esas dos caras de la moneda.

Entre esas dos fronteras donde están los hechos cotidianos que al fin y al cabo van enlazando nuestras vidas.

*** *** ***

‘DRAE’-Real Academia Española-Madrid-2003.

‘Diccionario Enciclopédico Larousse’-Tomo 10-Editorial Planeta-Barcelona-1984.

‘Gran Diccionario Etimológico’-Tomo 2-Héctor Calderón Editor-Mendoza-1988.

‘Diccionario Americano de sinónimo e ideas afines’-Tomo 2-Ediciones Síntesis-Buenos Aires-1988.
‘Historia del Arte-Diccionario de Certeza e intuiciones’-Diana Aisenberg-A.Hidalo Editora-Bs As-2004.
‘Ciencia del lenguaje y arte del estilo’-Martín Alonso-Tomo 2-Editorial Aguilar-Madrid 1982.

A estos diccionarios no los volveré a mencionar en futuras bibliografías, pero sin dudas, me seguirán acompañando siempre.




Hasta mañana.

Comentarios

  1. Hola JuanCa:

    Leí tu blog.

    No sólo me parece una idea excelente, todos los escritos tienen una identidad muy clara y están dotados de alma.

    Los disfruté a cada uno.

    Pero además uno de ellos 'manifestarse, me vino muy bien, complementando con otros que estoy leyendo y que me ayudan en mis obras.

    Así más que felicitarte, va un agradecimiento y por supuesto te voy a leer siempre.

    Teo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Hamlet Lima Quintana

Desembarco de los Treinta y Tres Orientales

'La palabra amenazada' de Ivonne Bordelois